¡A zurcir se ha dicho!

Por:  Chaya*

Como cuando mi hermana me parchaba los pantalones con pitones en las rodillas, hoy la maestra tiene que matizar entre sujetos, predicados, tablas de multiplicar y tazas de leche; como zurciendo la vida...

Zurcir los pitones en los codos de los pulóveres de lana era tarea para las más viejas y expertas, como mamá o la tía Charito, pues hoy hay que reinventar hogares para los niños y las niñas que han perdido todo, salvo el futuro; mamás y tías vengan a zurcir!

Nunca nadie supo que la enagua de la Laura del Dante estaba hermosamente zurcida y que la incandescencia de su aura no dejó nunca ver las puntadas de su majestuoso zurcido y que nada pudo evitar que bajo ese Laurel esperara a su amor; así espera ansioso el horizonte por nosotros.

Como después del granizo, cuando todo está devastado, justo ahí, justo ahora, vamos a sembrar nuestros mejores ciruelos.

Como cuando salimos a exigir la aparición con vida de los 30.000, hoy con las almas zurcidas, con las gargantas zurcidas y las conciencias zurcidas exigimos la vida, los sueños y los ideales de 30.001.



*Chaya. Riojana, una chinita más del pago. Jueves 7 de septiembre de 2017