La centenaria


Escribe: Marta Clara*


Fuiste una idea, un átomo
Una semilla
Que germinó en las manos de la abuela Pila
Y fuiste el Yeyo silbando
Fuiste parra y jazmines
Que brotaron sin rumbo
Y te fueron moldeando
Casi camaleónica, lúdica,
Serena, mágica
Alta, imponente, hermosa
Llena de anécdotas y escondites
Todos crecimos a tu lado
Mirarte es como una línea de tiempo
Como un mapa hacia el pasado
Sos el gran palto
De raíces gigantes, ramas protectoras
Infinitamente generosa
De frescura y sombra verde
De crujientes hojas en el patio otoñal
Sos el zaguán, el cantero
La galería, el escritorio
La cocina, los galpones
Si suena el timbre
Seguro corren los chicos
O ladran los perros
Sos en esencia
Un lugar sagrado
Con torres de sal y tardes de mate en el patio
Sos tantos secretos y noticias
Sos veladas de charlas con música
De piano, combinado o algún cd rayado
Son tantos los que pasaron
Esos que florecieron y marchitaron
Cantaron, soñaron, se fueron y volvieron
Y vos… siempre abrazando
Sos todo lo que sueña ser una casa
Sos ese lugar en el mundo
Donde siempre hay techo y comida
Gracias por tanto.



*Marta Clara: Nació en Salta, vive y ama en La Rioja. Escribe en libretas y cuadernos. Una vez quemó más de cien poemas