Con la que bailo cada año

            
Escribe: Jimena Vera Psaró

Me dedico (entre muchas otras cosas) a organizar y ambientar festejos desde el Estudio de Diseño y Comunicación. Esto implica que mi única hija tiene una privilegiada opción para elegir y definir cómo, cuándo y con quiénes va a celebrar cada uno de sus cumpleaños con todo “hecho en casa”.  En mi familia de origen celebramos todo, nos juntamos, somos colaborativos, predispuestos y muchos. En la del papá de mi hija no se festejan los cumpleaños, ni se recuerdan, ni se saludan. Quizás para equilibrar esta circunstancia me excedí en darnos con los gustos. Cada cumple lleva meses de preparación, lento y meticulosamente planeamos cada detalle. Desde los 3 años ella elige el tema y nos ponemos a trabajar.

1.      UNO. (2007) El primer año la temática fue el fondo del mar. Peces, cangrejos, estrellas y burbujas rodearon a una pequeña Abril de vestido blanco. Mi hermana y mi prima hicieron una obra de títeres para los más chicos y los más grandes se entretuvieron con un juego de pesca con imanes.


2.      DOS.  (2008) En un lugar con césped y un árbol de Tala gigante armamos el cumple con temática de vaquitas de San Antonio e insectos. Ella sopló las velas con antenitas puestas y pusimos insectos gigantes de goma en las bolsas de las sorpresitas.


3.      TRES.  (2009) Fue su primer elección “quiero Puca”, el personaje de animé japonés no había desembarcado todavía en las casas de cotillón así que tuvimos que improvisar con figuras de origami, sombrillas, farolitos de papel y con toda la familia buscando por meses cualquier cosa que remitiera a la niña que comía fideos y estaba enamorada de Garú.


4.       CUATRO- (2010) Mi hermana le hizo un disfraz de Jessie la vaquerita de Toy Story y desafiamos la paciencia de la repostera que nos hizo una cama para la torta en donde acomodamos los personajes de la película. Decoramos cada globo como un cerdito y regalamos marionetas de goma espuma con tapitas de gaseosa en las patas para personificar a “Tiro al Blanco”.  Entre todos los invitados le escribieron un cuaderno de dedicatorias a Abril contándole cuál había sido su juguete preferido.


5.     CINCO  (2011) Le tocó el turno a Rapunzel. Esta vez festejamos en chiquito con los compañeros del jardín de infantes y días más tarde con la familia. Reciclamos tarros de remedios forrados que tenían dentro calcos, moldes para cortar formas en plastilina, golosinas y colores. Mi madrina hizo un castillo con torre del que colgaba una trenza larga de lana y fue el adorno que circuló de torta en torta.


6.      SEIS.  (2012) Le dimos un respiro a los personajes y me pidió como tema: “unicornios y arco iris”. Hicimos una fiesta de todos colores, disfrazamos un caballo blanco como unicornio y con vinchas le hicimos cuerno a todos los invitados. Ella lució un tutú de tul multicolor que había usado en una fiesta de danzas en el teatro. Regalamos globos dentro de pelotas de tela multicolores que coció mi hermana, de todos tamaños y mi prima Ana junto a Laura mi amiga le pintaron motivos en la carita a los chicos. También customizamos de unicornio a “San Martín” el caballito hamaca de madera y otro con la técnica mexicana de piñatas de papel creppe.

7.      SIETE.  (2013) Alicia en el País de las Maravillas. Guirnaldas de naipes, invitaciones con la frase del conejo: “¿Cuánto es para siempre? A veces solo un instante”. Abril usó para el cumple un enorme gorro verde del sombrerero loco. Había centros de mesa de tazas de todos los tamaños con la leyenda “eat me” y “drink me”. La torta fue la escena del té.


8.       OCHO. (2014) La extraña navidad de Jack”. Celebramos en casa con los vecinitos y amigos en una merienda a lo Tim Burton. Con una nariz de payaso luminosa y un pedazo de tela blanca encolada, hicimos al perro fantasma y modelé a Jack para la torta. Los niños vinieron disfrazados y mi hermana les hizo maquillaje artístico de terror. La torta fue una improvisación casera de chocolate que resultó un éxito. En las sorpresitas pusimos arañas gigantes de plástico junto a las golosinas.


9.       NUEVE. (2015) Tuve que aprender algo de la lógica de Hora de Aventuras. Finn el de mochila y gorro blanco es hermano del perro amarillo que se estira y se llama Jake. También están La Princesa Grumosa, Dulce Princesa, el Rey Helado, Marceline, BMO, Mentita  y un sinfín de personajes más. Abril les enseñó a plegar la espada de Finn en origami. Mi madrina le hizo una torta enorme simulando a Jake que fue la estrella de la fiesta. Mi familia, compañeros de escuela y los amigos del barrio hicieron una tarde inolvidable.



Ahora esperamos diez meses hasta los diez años, ya dijo que quiere tamizar el festejo en los incontables cuadritos de Minecraft, el videojuegos independiente de construcción.  Hay equipo: aparte de la bisabuela, tías bisabuelas, tías abuelas, mi hermana Gisela y mis primas Ana y Florencia hacemos de todo por Abril y mis sobrinos. Y los que vendrán. Siempre vamos a celebrar la vida porque estamos convencidas que como dice la escritora Louise Elisabeth Glück “miramos el mundo una sola vez, en la infancia. El resto es memoria”.