Carta de amor

Por: Silvio Litvin*

historieta de Decur


La Rioja, 30 de setiembre de 2015


Hola hermosa,
¡¡¡Feliz aniversario!!! Hoy comencé a festejarlo un rato antes:
Tuve un sueño. Me acuerdo muy poquito,  yo abría el ropero para buscar una camisa y me encontraba con tu mejor sonrisa, la que se te pinta sola, la que me susurra el secreto placer que te regala mi presencia, la que me deja borracho de amor. Como si despertaras recién, despeinada, muy tierna. Recuerdo la tela celeste del camisón de abrigo que llevabas, tan ingenuo. Tu piel asomaba irresistible. Me hacías un gesto amoroso de guardar silencio, con tus ojos señalabas mi cama, que nos cuidáramos de despertar a mi esposa que allí dormía. Me acercaba más y me esperabas. Se agitaba tu respiración cuando abriendo la boca empecé a besarte el cuello y el hombro y sentía ya la blandura de tu seno que nacía y sonó el maldito despertador.
¡Qué habría sido de nosotros si no viviéramos para extrañarnos! ¿Acaso te soñaría tan seguido?
Creo que viajo la primera quincena del mes que entra, hubiera querido estar hoy por allí pero fue imposible. Tenemos una convención en la empresa toda esta semana.
Lo de Gabriela parece que va marchando, por lo menos fueron al médico ayer y volvieron contentos, cenaron con nosotros. Seré abuelo, no más. ¿No te da vergüenza andar en amoríos con un viejito? ¿Qué dirían tus tías?
 El año pasado te enojaste porque me acordé de los números, pero cómo no lo iba a decir, si cumplíamos uno de esos aniversarios que llevan nombre (Perla era), que se festejan, que se comparten. Además me había hecho la ilusión de “un fin de semana en Bolivia”.
Te estoy viendo la cara cuando leas esta ocurrencia  tan nostálgica. Cuánto quisiera estar ahí, a tu lado, juntos en este momento y recibir tu mirada amorosa y brillosa de cosquillitas que te vienen subiendo y rodear tus hombros con mi brazo y hacerte rabiar otra vez al decirte: ¡Felices treinta y uno, mi amor!
Un fin de semana en Bolivia… ¿Cuándo lo dijiste la primera vez? Pero íbamos a la Universidad aún, de eso estoy seguro, nos pasábamos un papelito escrito, tu letra en tinta verde y un corazón por firma…
Como siempre decimos, nuestros tiempos son generosos, todavía alguna vez - no pierdo las esperanzas -  tendremos un fin de semana para nosotros dos.
Te extraño y te deseo.
Un beso así de grande y hasta prontito (espero).

Silvio




*Datos del autor: 
Nací en el barrio de Villa Crespo en Buenos Aires y me radiqué en La Rioja hace treinta años.
Soy psicoanalista y desde siempre he admirado a los escritores que me deleitan.
Fui columnista del suplemento cultural del diario local El Independiente. Una selección de los textos publicados edité como libro electrónico en CD, con el título UFAMÉRIDES.
De un tiempo a esta parte curso taller literario con Adriana Petrigliano.