Cuento historias para compartir otras vidas

Por: Paulina Carreño*
"Mujeres..." foto: Mariana Carreño

Mi papá nunca entendió muy bien en qué consistía la carrera que había elegido. Cuando conversaba con sus amigos me decía: ¿cómo era lo que habías estudiado vos, licenciatura en ciencias de la qué? Para él, Licenciatura en Ciencias de la Comunicación era tan inexplicable como los efectos paranormales. 
“La vida no es lo que uno vivió sino lo que uno recuerda y cómo recuerda para contarla” decía Gabriel García Márquez. En lo que elegimos recordar atesoramos nuestra historia, aquello que nos define y de lo que podemos aferrarnos cuando las tormentas nos acechan. Contar cuentos, narrar historias propias y ajenas es una forma de apropiarse del mundo y compartirlo. 
"Unos duraznos... " foto: Luis Lobos
Siento que mi interés por la crónica periodística, las entrevistas, la observación constante fueron los senderos que me llevaron a la narración teatral, a enamorarme de la propuesta de narrador espontáneo que cultiva Ana María Bovo en su escuela de Pensamiento Narrativo en Buenos Aires. A mil cien km de esa ciudad, en una de las provincias más pobres de la Argentina con un cielo tan azul y un sol tan generoso, hace cuatro años, algo en mi se rebeló. La alegría, la necesidad, el deseo de contar cuentos,  imaginar historias, buscar relatos propios y ajenos. Cuando vi a AMB contar historias en un teatro de La Rioja, me quedé prendada a la narración oral. 
"Unos duraznos... " foto: Luis Lobos
Ahora que lo pienso, después de eso, los trabajos rechazados, los proyectos malogrados, los obstáculos diversos también ayudaron a fortalecer este camino. Se fue dando despacito. Sin prisa y sin pausa me fui sumergiendo en historias familiares, de amigos, de seres anónimos. Comencé a descubrir escritores y periodistas enormes, algunos totalmente desconocidos, otros –para mi sorpresa- amigos o conocidos de mis padres: Daniel Moyano, Mario Paoletti, Yiyi Alfieri, entre otros, que eligieron La Rioja para vivir y que luego la dictadura los expulsó. Pero esa atrocidad no pudo detener la corriente de palabras, el río de lectores que los buscan, las balsas que los difunden. 
"Unos duraznos... " foto: Luis Lobos
El teatro en la infancia, la filosofía en la adolescencia, la literatura y determinados autores fueron dejando su huella, casi sin percibirlo. Fui entendiendo que la literatura y la propia experiencia constituyen una fuente inagotable de historias para contar. En el espectáculo “Unos duraznos blancos y muy dulces – Cuentos de Daniel Moyano” (2012) cuento relatos del escritor unidos a aspectos de su vida personal, mientras que en “Mujeres, amor y misterio – Cuentos reunidos” (2014) invoco a mis abuelas y tías con el pretexto de contar otras historias. Descubrí que todos estamos ávidos de escuchar y ser escuchados. 
El camino se va haciendo más personal y característico, más colectivo y menos solitario. Incluso ahora que mi papá ya no está,  imagino que desde algún lugar comenta ya con más seguridad: “mi hija, la ruludita que está cruzando la Esquina, es contadora… de cuentos”.   
"Mujeres..." foto: Luis Lobos

*Paulina Carreño nació en La Rioja de niña y adolescente estudió teatro con Olga Santochi de Paredes. Terminada su universidad en Córdoba, volvió a su ciudad y se reintegró al elenco El Mikilo.  
Estudió comunicación social y periodismo y se ha desempeñado en el oficio desde hace 14 años en gráfica y radio. En el 2011 fue becada por el Instituto Nacional del Teatro (INT) para estudiar con la narradora Ana María Bovo. 
Ha realizado dos seminarios intensivos con Bovo en el Centro Latinoamericano de Creación e Investigación Teatral (CELCIT). Con “Unos duraznos…” (2012) y el elenco El Pasillo Teatro se presentó en Santa Fe, Paraná, Catamarca, Córdoba, Río Cuarto y General Cabrera, Chamical, Chilecito y Aimogasta, en salas, universidades, profesorados y Ferias de Libros. También en  escuelas y barrios de la ciudad de La Rioja en el marco de planes que organiza el INT La Rioja, y en el interior de la provincia a instancias de la Fundación Osde. Con su segundo unipersonal: "Mujeres, amor y misterio - Cuentos reunidos" (agosto 2014) se presentó en La Rioja y Río Cuarto.


Traducción del artículo en idioma inglés:


ENGLISH
I tell stories to share other lives
By: Paulina Carreño

My dad never really understood what it was the career I had chosen. When talking to his friends told me: how was it that you had studied, bachelor of science in what? For him, Bachelor of Science in Communication was as inexplicable as paranormal effects. 
"Life is not what one lived, but what one remembers and how to tell it recalls" said Gabriel García Márquez. As we choose to remember cherish our history, what defines us and what we can cling when storms threaten us. Storytelling, narrating his own and others stories is a way of appropriating the world and share. 
I feel that my interest in the news story, the interviews, the constant observation were the paths that led me to the theatrical narration, falling in love with the narrator spontaneous proposal Ana Marie Bovo grown in their school of Narrative Thought in Buenos Aires. A hundred thousand miles of that city, in one of the poorest provinces of Argentina with a sky so blue and so generous sun, four years ago, something in me rebelled. The joy, the need, the desire to tell stories, to imagine stories, search stories themselves and others. When I saw WBA tell stories in a theater of La Rioja, I fell in love with storytelling. 
Now that I think, after that, work rejected, failed projects, various barriers also helped strengthen this way. It was slowly giving. Slowly and surely I was dipping into family stories, friends, anonymous beings. I began to discover great writers and journalists, some totally unknown, to my surprise other friends or acquaintances of my parents: Daniel Moyano, Mario Paoletti, Yiyi Alfieri, among others, who chose to live La Rioja dictatorship and then expelled . But this atrocity could not stop the flow of words, the river of readers who seek, who spread the rafts. 
The theater in childhood, adolescence philosophy, literature and some authors were making their mark, almost without noticing. I came to understand that literature and the experience are an endless source of stories to tell. In the show "A white and peaches so sweet - Tales Daniel Moyano" (2012) fairy tales writer attached to aspects of his personal life, while "Women, love and mystery - Story gathered" (2014) I invoke my grandmothers and aunts on the pretext of having other stories. I discovered that we are all eager to hear and be heard. 
The road becomes more personal and characteristic, more collective and less lonely. Even now that my dad is gone, I guess from somewhere safer and says: "My daughter, ruludita which is across the corner, is an accountant ... story."