Clara y Bambám

Por: Hernán Jorge Giménez, Títeres El Chicharrón

“El Títere es la síntesis de momentos, un canal por dónde circulan las emociones, un contenedor de abstracciones, la poesía hecha acción… Es el alma de otro, es pasión y es amor”.

Cuando hablo de un títere y quiero conceptualizarlo, las palabras solo se acercan a una definición, cuando estamos en escena puedo completar la idea y sentir la seguridad de que estoy hablando, con la integralidad que se merece el títere, y así definirlo.
La anatomía de un títere es desmenuzar esa estructura mágica para comprender su forma, relaciones y disposiciones en la poética de un todo. Es hablar de la anatomía humana y el alma humana. Lo relevante es la conexión y el vínculo títere – titiritero, pensar que esa unión completa la anatomía del títere. EL títere es el eco del alma la confluencia material del ser en comunicación.
Clara y Bambán
Un día la inquietud y necesidad de mostrar las características y costumbres riojanas, y el sueño de viajar por Latinoamérica hasta llegar a Venezuela da nacimiento a dos bellos compañeros: Bambám y Clara (la mulata), juntos hacen una exquisita aventura con pinceladas de música latinoamericana, un juego absurdo y la complicidad necesaria del espectador, ellos reunieron tela, hilo, pegamento, goma espuma y pintura como preparándose para un largo viaje, provisiones de picardía, creatividad y pasión cargaron sus mochilas. Clara tiene un corazón desbordante de pasión y la sutileza en movimientos seductores que solo su alma llamada Cintia puede inspirarla, Cintia es una musa sabia de la vida de fuerte convicción, el alma de Bambám  llamada Hernán le otorga la inocencia y el espíritu aventurero, un poco improvisado y bohemio. El Alma como llama de vida, el cuerpo como brisa acariciando las hojas, y la voz, un contraste perfecto como la luna a la noche se fusionan y el son de una caja chayera ponen en marcha una exquisita aventura llamada “El Amor de Bambám”, Creo que, como el maestro Javier Villafañe con María y Juan, Bambám y Clara cuando no están en escena, en su valija, están demostrándose el amor que se tienen.
La primera vez que iban a salir a escena, las mariposas se habían apoderado de toda su anatomía, los últimos detalles no parecían terminar acercándose la hora de dar sala, duendes espiaban en la puerta donde los concurrentes empezaban a llegar y esperar uno tras otro como una hilera de álamos al costado de la acequia, ellos dijeron escuchar que no había más lugares y que debían aumentar una función. 

Alegría, nervios, y la sensación de estar en otra dimensión fueron una carga de energía que se enlazó con el entusiasmo del público desbordando en carcajadas y emociones, desde ese momento las frutas que vende Clara fueron las más dulces, el tuntún de la caja que toca Bambám  se convirtió en el tuntún de los corazones enamorados sintiéndose el eco en el pecho del público, El Chicharrón vibraba de la emoción y las mariposas volaron por toda la sala y el sabor de un ritmo afro latino inundó en una fiesta despidiendo las sonrisas dibujas y las ventanas del alma hablaron sin hablar.