EL QhapaqÑan, una vasta red vial en América


Por: John Mayshash

INTRODUCCIÓN

Es posible que los aborígenes americanos tengan su origen de los emigrantes de Asia  que entraron al hemisferio occidental por el Estrecho de Bering hace aproximadamente 50.000 años. Sus descendientes se dispersaron en todo el cono sur  formando con el tiempo diversas civilizaciones y subculturas.
En el territorio Argentino, los primeros pobladores se caracterizaron por ser  nómadas, pero poco a poco se volvieron pueblos sedentarios dedicados a la agricultura y las artesanías basadas especialmente en la cerámica.
Los primeros habitantes de Chile fueron indígenas que poblaron las costas, y cuyo medio de vida fue la pesca; no conocían el fuego ni la domesticación de los animales, y vivían en pequeños grupos, en las regiones más favorables.

En la etapa neolítica, se  afincaron  en las costas chilenas, entre el Loa y el sur del Aconcagua, los grupos de tribus a las que se distingue con el nombre de changos, de quienes se ha podido establecer, conocían el arte textil y la fabricación de telas con  fibras de totora, lana de vicuña. Su alimento básico era al maíz.

En la cordillera otros pueblos hacían su aparición, los atacameños;  los diaguitas, de civilización más avanzada,  provenientes de las regiones que hoy constituyen las provincias del Noroeste argentino.
Los calchaquíes y más hacia el Sur, los picunches, huilliches, pehuenches, puelches y tehuelches, todos, al parecer, del mismo tronco racial.  En la  extremidad  meridional del país, se asentaron los chonos, yaganes y alacalufes.

Los mapuches, que luego serían reconocidos con el nombre de araucanos, vinieron del actual Neuquén argentino, en cuyo territorio vivieron como cazadores nómadas. Al establecerse en la tierra de Chile, entre los ríos Bío-Bío y Toltén, se hicieron sedentarios.

LA GRAN RAZA INCA 
El actual territorio del Perú, fue habitado desde hace 20.000 años por diferentes grupos de cazadores y recolectores. Entre los años 6000 y 3000 a.C., algunos pueblos que perfeccionaron la domesticación de animales y los procesos agrícolas, se establecieron en un gran territorio de manera sedentaria.
El inicio de la gran cultura y civilización INCA se inició 1000 años a.C. influyendo en el desarrollo de importantes culturas en América; cuando se inició la gran invasión Inca por toda la región sur americana.
Integrado por más de 3 millones de personas que se distribuyen entre Perú, Bolivia y Chile, el pueblo Aymara es hoy una de las etnias más importantes de Sudamérica. Dotados de una fuerte cohesión étnica que se sustenta en el uso de una lengua y organización social propia, los aymaras han sobrevivido a siglos de explotación económica y cultural. Los primeros pueblos de lengua aymara se asentaron en las áreas vecinas al lago Titikaka y el altiplano surandino en el siglo XII, tras la destrucción del gran centro ceremonial de Tiwanaku.
Un siglo después, formaron los señoríos y confederaciones étnicas que, con base en el altiplano, colonizaron los valles al oriente y poniente de la cordillera de los Andes, a mediados del siglo XV, los incas conquistaron el altiplano y sometieron a los señoríos aymaras.

Hace 16.000 o 18.000 años llegaron los primeros aborígenes a lo que es hoy territorio ecuatoriano. La historia de Ecuador inicia con las culturas prehispánicas hasta la invasión Inca, este fenómeno, marcó el surgimiento de culturas mixtas entre los pueblos que ya habían establecido sus costumbres y estilos de vida. La comunicación que se abrió con la extensa red vial establecida por el Tahuantinsuyu desde la capital del CUSCO expandió la conquista de reinos y señoríos por toda Sur América.
Los primeros habitantes que llegaron al territorio que hoy es Colombia, se presumen provenientes de la región central de América y que se mezclaron con los indígenas de las regiones del sur provenientes de Argentina, Chile, y Perú; que posterior a la gran conquista Inca, llegaron también a Ecuador y Colombia. Dieron origen a varias etnias, como los Caribes, Huitotos, Motilones, Tayronas, Chibchas, Muizcas, Paeces, Pastos y otros.
Cabe destacar que la población de Las tres Américas indígeneas,  surgió por dos flancos geográficos que fueron, como ya se dijo, por el sur desde la Argentina y por la parte Norte desde Alaska, lo importante es saber que fueron los mismos pueblos Asiaticos que entraron por el estrecho de Bering.
En resumen, mientras unos pueblos pasaban de Norte a sur por toda América, otros entraban desde el extremo sur de la Argentina hasta las costas de Centro América. En esa travesía de miles de años, surgieron, nuevas razas, nuevos pueblos y nuevas costumbres.

PATRIMONIO DE LA HUMANIDAD DESDE 2014
Integrando por rutas costeras y andinas, los caminos del Inca no solo eran la principal forma de hacer trueques, intercambios, ventas y comercio entre los pueblos Amerindios, era su importante y principal modo de supervivencia.
Estas rutas, que los Chaskis o mensajeros corredores, hacían, estaban conformadas por veredas, caminos, senderos, puentes colgantes, puentes flotantes; hechos con totora, puentes de piedra y puentes de tronco de árbol. En las laderas de los cerros, la ingeniería Inca era absolutamente sofisticada, se reforzaba el borde del camino desde abajo, afirmando la tierra sobre el volado hacia el abismo, evitando la caída del mensajero corredor.
Cada Chaski, corría alrededor de 10 kilómetros, en el trayecto, encontraba tambos o lugares de descanso cada 2 kilómetros, estos tambos, estaban provistos de establos para los animales de carga.
El sistema de postas, era empleado para los mensajes del Inca, pero también había un sistema de carga, encomiendas y trasteo de mercancía de comercio.
En el aspecto personal, el postador, corredor mensajero o Chaski, portaba una bolsa especial donde encontraba maíz, arina de maíz tostada y agua como provisiones de alimentación personal. Pero, en los tambos podía pernoctar y alimentarse.
Los bifurcados caminos Incas en Colombia, llegaban hasta el sur occidente, es decir, hasta Pasto,  aunque se presume que desde Pasto continuaban las redes viales y se extendían hasta el norte del territorio, siendo útiles para el comercio de los pueblos interiores de la región; hasta lo que hoy es Panamá.
En Ecuador, caminos también bifurcados, llegaban hasta la provincia de Carchi en el norte con parada en Rumichaca y hacia el sur, hasta Espíndola en la provincia de Loja. También había camino hasta la costa y la región amazónica.
En Perú, la plaza Haukaypata en el Cusco, que era la capital del Tawantinsuyu, daba origen de los 4 caminos principales conocidos como Qhapaq Ñan. Pero en este país, se han señalado 8 caminos importantes.
En Bolivia, los caminos de dividen al norte del lago Titicaca en la población de Ayaviri, y otro desde desaguadero hasta el centro sagrado de Tiwanaku.
En Chile, los caminos del Inca son de gran reto para los Chaskis, ya que cruzan todo el desierto más árido del mundo, el Atacama.
En la Argentina atraviesa 7 provincias en el norte y centro de los Andes Argentinos, Jujuy, Salta, Tucumán, Catamarca, La Rioja, San Juan y Mendoza, cruzando todo el altiplano.