Infancia

Editorial

Hay ediciones que se hacen a flor de piel,
se construyen solas,
las palabras se arriman como en una ronda al fuego de lo que quema...

"Son textos necesarios que una vez escritos, lo roto puede volver a formar parte de uno mismo" me explica Martín

La propuesta era escribir sobre Infancia
Llevó su tiempo armarla, esperarla y poder decir.

Lo que aflora es similar a rascar una cascarita de una lastimadura
Es la señal de una herida
Es la necesidad de curarse
Es la potestad de poder decirlo

Y acá estamos, de grandes, sintiendo



NADA NUNCA A NADIE

Por: Martín Alanís*

La tarde caía y con ella arrastraba el cielo oscuro de la noche.

Era verano o primavera y el hombre -adulto, alto, moreno, de manos grandes- llevó al niño hasta el patio de su casa. Ahí, entre los helechos y jazmines, sucedió todo.

Mi historia

Por Mica Rodríguez*

Imágenes del abuso sexual infantil. Dejo la explicación en el pié de cada foto, estemos atentos a los niños, protejamos su infancia. Hoy hablo por aquellos que no tienen su propia voz pero algún día vamos a gritar juntos POR UNA INFANCIA SIN DOLOR. (No me digan que lo olvide, siempre está presente, lo escriba o no).

Un ángel para tu soledad

Por: Jimena Vera Psaró*

“- Esta es la caja. El cordero que quieres está adentro.
Pero me sorprendí mucho al ver que se iluminaba el rostro de mi joven juez:
- Es exactamente así que lo quería! ¿Crees que este cordero necesite mucha hierba?
- Por qué?
- Porque en casa es todo pequeño...
- Seguramente le alcanzará. Te di un cordero bien pequeño.
Inclinó la cabeza hacia el dibujo:
- No tan pequeño... Mira! Se durmió...
Y fue así como conocí al Principito”. 
                                  El Principito. Capítulo II. Antoine de Saint Exupery

Huérfanos

Por: Marta Clara*

Cuando Berta murió, después del triste velorio y del tedioso entierro, las ominosas promesas que entre llantos se dijeron, quedaron truncas.

Niño silvestre

Por: Mey Niederle

El niño silvestre es, de todos, el más niño.
Aprende las palabras con los loros de la siesta. Sus ojos de chocolate no vieron la media luna en el vientre de su madre.

Las cocineritas

Por: María Graciela Galván*


“Las niñas prefieren lo que sorprende a la vista y sirve para el adorno: espejos, joyas,
cintas, muñecas sobre todo: la muñeca es el entretenimiento especial de ese sexo; evidentemente ahí tenemos su gusto determinado por su destino”

Emilio (cap. 5 Sofía) J. Jacques Rousseau